Lejía alimentaria desinfectante para hostelería caja 15 botellas de 1 litro

5,54 IVA no incluido

Ref. 401291

Lejía alimentaria desinfectante para hostelería caja 15 botellas de 1 litro. Válida para la desinfección de frutas y verduras y para la potabilización de agua de consumo

Información general

Características técnicas

  • Volumen: 1 caja de 15 botellas de 1 litro
  • Aspecto: Líquido transparente
  • Color: Incoloro
  • Olor: Característico
  • Concentración: 50 gramos de cloro activo por 1 litro

Instrucciones de uso de la lejía alimentaria desinfectante para hostelería

Según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), en el medio ambiente (suelo, polvo, agua de riego, entre otros) puede haber microorganismos patógenos (como virus o bacterias) y elementos químicos que en ocasiones pueden contaminar las frutas, hortalizas y verduras que consumimos. Este organismo recomienda utilizar lejía alimentaria para lavar la fruta con piel, la verdura cruda como la lechuga o las espinacas o verduras crudas con piel, como los pepinos o los calabacines. De esta forma, eliminaremos las posibles trazas de plaguicidas, parásitos y contaminantes existentes en los vegetales.

Para una completa desinfección, sumergir las verduras, frutas u hortalizas durante cinco minutos en agua potable a la que hemos añadido 1,5 mililitros de lejía por cada litro de agua y después aclarar con abundante agua corriente. En cuanto a la desinfección del agua para consumo, debemos echar una gota de lejía alimentaria desinfectante para hostelería por cada litro de agua a potabilizar, remover el agua y esperar una media hora para que actúe. La acción corrosiva del hipoclorito de sodio anula los microorganismos, tales como esporas y moho, u otros restos infecciosos de materia orgánica que puede haber.

Descubre más sobre productos de limpieza para hostelería

Descripción del producto

La lejía o hipoclorito de sodio es el desinfectante más eficaz del mercado. Con este producto, la higiene está asegurada. Su poder desinfectante es capaz de destruir o inhibir en gran medida todos los microorganismos, tales como bacterias, virus, mohos, levaduras, esporas, algas y protozoos.

En concreto, esta lejía alimentaria es apta para la desinfección de frutas y verduras y para la potabilización de agua de consumo. Asimismo, está destinada a un uso profesional, principalmente en el sector de la hostelería.

Si quieres otro tipo de desinfectante, echa un vistazo a nuestra lejía perfumada

Preguntas frecuentes sobre la lejía alimentaria

¿Cómo desinfectar frutas y verduras con lejía?

Paso 1. Elimine la suciedad y otros restos orgánicos de la superficie del producto antes del tratamiento.

Paso 2. Mida la temperatura del agua de lavado.
El agua de lavado debe ser tibia pero no fría. La lejía es más efectiva cuando la temperatura del agua está entre 12ºC y 48ºC.

Paso 3. Mida y mezcle la lejía en agua potable.
Si está usando la lejía doméstica (5.25-6.25% de hipoclorito), evite las formulaciones “sin salpicaduras” o “perfumadas”.Utilice solo la lejía alimentaria apta para la desinfección de frutas, verduras y agua potable. Se recomienda un tiempo de contacto mínimo de 1 minuto para garantizar la muerte de los patógenos.

Consulte la tabla que proporciona los rangos de las concentraciones de cloro que deben usarse para desinfectar diferentes tipos de productos siguiendo el enlace ¿Cómo desinfectar frutas y verduras con lejía sin riesgo para la salud?

Paso 4. Controle los niveles de pH, ORP y desinfectante.
La lejía es más efectiva cuando el pH del agua se mantiene entre 6 y 7.

Paso 5. Enjuague los productos con agua potable limpia después del tratamiento con cloro.

Paso 6. Cambie el agua con frecuencia. El agua de lavado debe cambiarse cuando se ensucia y cuando se agrega un nuevo cultivo.

¿Es efectivo desinfectar con lejía?

Aunque según la European Food Safety Authority no hay pruebas de que los alimentos sean una fuente o una vía de transmisión del virus COVID-19, lavar los productos frescos con agua potable tratada con un agente desinfectante como lejía alimentaria puede reducir los microorganismos y los agentes patógenos que pueden estar en la superficie del producto. Estos problemas potenciales incluyen microorganismos de descomposición, tales como bacterias y levaduras, así como patógenos transmitidos por alimentos como E. coli, cyclospora, Listeria y salmonella.

La lejía alimentaria se puede usar en el agua de lavado para manzanas, nectarinas, ciruelas, cerezas, uvas, verduras de hoja verde, pimientos, tomates, guisantes, melones, repollo, cebollas verdes, pepinos y calabacín.

No lave ni desinfecte bayas como fresas, arándanos, moras o frambuesas.

¿Cómo hacer lejía industrial?

Materias primas

Las materias primas para la fabricación de lejía son el cloro, la sosa cáustica y el agua. El cloro y la sosa cáustica se producen al poner electricidad de corriente continua a través de una solución de sal de cloruro de sodio en un proceso llamado electrólisis. El cloruro de sodio, sal de mesa común, proviene de minas o pozos subterráneos.

La fabricación

Proceso

La fabricación de blanqueador de hipoclorito de sodio (lejía) requiere varios pasos. Todos los pasos pueden llevarse a cabo en una gran instalación de fabricación, o el cloro y la sosa cáustica pueden enviarse desde diferentes plantas al sitio del reactor. Tanto el cloro como la sosa cáustica son productos químicos peligrosos y se transportan de acuerdo con las estrictas regulaciones.

Preparando los componentes

1 La sosa cáustica generalmente se produce y se envía como una solución concentrada al 50%. En su destino, esta solución concentrada se diluye con agua para formar una nueva solución al 25%.

2 Tras su reacción con agua la solución desprende gran cantidad de calor y se deja enfriar antes de la siguiente reacción.

La reacción química

3 El cloro y la solución de sosa cáustica reaccionan para formar lejía de hipoclorito de sodio.

Enfriamiento y purificación

4 La solución de lejía se enfría para ayudar a prevenir la descomposición.

5 A menudo, este blanqueador enfriado se sedimenta o filtra para eliminar las impurezas que pueden decolorar el blanqueador o catalizar su descomposición.

Envío

6 El blanqueador de hipoclorito de sodio terminado se envía a una planta de embotellado o se embotella en el sitio. El blanqueador de uso doméstico suele contener hipoclorito de sodio al 5,25% en una solución acuosa.

Información adicional

Peso 17.70 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.